100pies presenta: La historia del tigre de la madera incontrolable

100pies presenta: La historia del tigre de la madera incontrolable


Esta historia comienza con un palo que busca meter una bola en un hueco. Deseos sexuales reprimidos que se ven saciados momentáneamente por la excitación de 18 orificios. Una plataforma de vagos perfeccionistas donde la puntería es necesaria y la paciencia es un requisito indispensable en la eterna búsqueda del balance perfecto entre la erección y la expulsión.

A esta metáfora sexual llegó, hace varios años, aquel quien hoy por hoy se reconoce como el atleta de la década. Su tez extraña y su talento sobrenatural acapararon los medios desde su llegada, y casi sin saberlo se convirtió en el precursor de una nueva
era para este deporte.

El tigre de los bosques trajo consigo la esperanza de que un deporte de sangre azul y vestimenta descoordinada pudiera ser aclamado por la masas. El tigre aguantó sus deseos animales y sirvió de niño de portada para todo lo que era bueno y moral; encontró una pareja, estableció una caridad y represento a su raza.

Pero el tigre no era feliz, quería vivir mas allá de la jaula, de sus expectativas y de su imagen de animal de zoológico domesticado.  Por ello, un día el tigre  empezó a jugar bolita y hoyo mas allá de la metáfora.

Desafortunadamente, el tigre fue descubierto y con ello, toda su imagen altamente cotizada, cayó en las manos de una masa sedienta de sangre y escándalos. El tigre no fue el primero en pecar, pero su imagen y la imagen que representaba pareció hacerlo resonar mas que ningún otro atleta de la época.

El tigre se vio plasmado en todas las portadas como aquel que nos decepcionó, aquel que nos engaño al hacernos pensar que  más allá de los campos sólo querría poner su palo en un hoyo. Su juego nunca pereció, pero no fue suficiente.  Erró en creer que si fuere descubierto, las masas mostrarían misericordia por jugar a escondidas, aquello que practicaba a plena vista.

Hoy por hoy su historia continúa, las tigresas siguen saliendo a relucir y los medios se ocupan de convertir a este tigre de tez extraña, en un animal más salido de África.

Fin.

Bailen!

JLV

1 comment

Add yours

Leave a Reply