Acho la guagua se tarda mucho

Acho la guagua se tarda mucho


Coger guagua en Puerto Rico no es lo peor del mundo; tampoco lo mejor. Digamos que es… una experiencia, de esas que están llenas de curiosidades, escarcha y sudor. El que depende de ella se queja del sistema, pero el que más se queja es el que nunca la coge:

Acho pero es que se tarda con cojones

Bueno, depende de cuál cojas y la hora.

Acho pero es que hace calor.

Bueno, estás en Puerto Rico…

Acho pero es que hay gente rara.

Si dices eso nunca has estado en el subway de Nueva Yol.

 

La cantidad de excusas que la gente da para no montarse es infinita y al final se reduce a que simplemente no se atreven o están muy vagos como para caminar hasta la parada y esperar a que llegue la AMA. Y luego se defienden diciendo:

Ah, ¡Pero he cogido el tren!

Ah sí, ¿pa dónde?

Pal Choli, a ver el concierto de Ednita… y el año pasado fui en guagua pa las fiestas de la calle.

Ok, eso NO cuenta.

Utilizar el transporte público a diario te dará algo que jamás experimentarás si tienes carro, empezando porque es baratísimo. Montarte cuesta entre .50¢ y .75¢ (dependiendo la guagua) y si usas la tarjeta del tren para pagar  (la que compraste pa ir al concierto en el Choliseo), hacer transbordo es gratis… o sea que cuando te bajas de la guagua puedes coger el tren sin pagar y viceversa.  Te olvidarás del “problema de parking” en la Isla y oficialmente te convertirás en un #amasurvivor que es título que uno gana cuando sobrevives la aventura de coger la guagua en sí… tu sabes: la guagua chocó, el chofer no paró y tienes que esperar  40 minutos más bajo el sol, te enchumbaste en un aguacero porque se te quedó la sombrilla o te agarraron la nalga cuando la guagua estaba explotá de gente.

En fin, siempre hay una posibilidad de tener un mal rato, pero en definitiva verás a Puerto Rico más bonito, interesante y VIVO. Todos los días harás un “amigo” nuevo y escucharás una cantidad interminable de historias fantásticas que te harán reír, badtripearte o simplemente te darán vergüenza ajena. Uno nunca sabe qué pasará pero si algo te puede asegurar es que aburrido, no es. Tanto así que desde hace unos meses me he dedicado a sacarle fotos a lo que puedo mientras me muevo por las calles de la ciudad para llegar al trabajo o a mi casa. Porque simplemente pasan muchas cosas nítidas en la AMA como para no documentarlas y compartirlas significaría (tal vez) motivar a más personas a utilizarla, más allá de ir a los conciertos del Choli o las benditas Fiestas de la Calle San Sebastián. Así que móntate, sin miedo… que la guagua no come gente.

Mira las fotos aquí: AMAventuras

 

+ There are no comments

Add yours

Leave a Reply