Apocalipsis caribeño

Apocalipsis caribeño


1:1 Llegué a Costco con resaca y le dije a mi amigo, acho tengo una sed salvaje, pero no quiero refresco de lata, quiero de maquinita con un montón de hielo, bien rico y frío. 1:2 Él me dice, dale mano, así aprovecho y compro una pizza porque tengo hambre.

1:3 Nos chupamos una fila de media hora, pedimos nuestros refrigerios y procedimos a la maquinita de refresco pa llenar el vaso. 1:4 Para nuestra sorpresa comenzaron a sonar trompetas y un dragón de 7 cabezas y 10 cuernos bajó desde el techo de zinc para decirnos: se acabó el hielo en las 3 hieleras. 1:5 Las doñas estaban aterrorizadas, caminaban de un lado a otro confundidas y encabronás. 1:6 ¡¿Cómo es posible que no haya hieloooooooooo?! exclamó un tipo completamente indignado.

1:7 Unos refunfuñaban sin parar, otros con el pecho inflao repetían “ah no, yo voy a hablar con el gerente”. 1:8 Estoy segura que si la gente exigiera igual a nuestro gobierno, ya seríamos un país independiente del primer mundo. 1:9 Yo, terca al fin, seguí apretando la palanca hasta que cayeron 3 cubitos y un chorrito de hielo derretido. 1:10 Una señora con cara de belcebú me miraba mientras extendía su vaso a ver si yo me movía pal carajo para dejarla a ella intentar sacar hielo de donde no había. 1:11 Defendí rápido mi lugar diciéndole con voz de morsa “no hay hielo”.

1:12 Cada vez había más gente frente a las máquinas negándose a tomar refresco con sabor a Ajenjo. 1:13 Por mi parte, me rendí. 1:14 Dejé que Satanás me llevara y llené mi vaso. 1:15 Le di un sorbito y para mi sorpresa estaba súper frío. 1:16 Miré a la doña belcebú y le dije “mire señora, el refresco está bien frío, no hace falta hielo”. 1:17 Me miró de arriba abajo con ojos endemoniados y se fue indignada con su nieto, como si le hubiese hablado malo. 1:18 En ese momento me di cuenta lo cómodos que somos los puertorriqueños, porque esa malacostumbre de necesitar hielo para todo es una ñoñería. 1:19 Porque cuando visité el desierto del Sahara y pueblos aledaños no solo no había hielo en NINGÚN lugar, sino que todo el mundo bebía la dichosa Coca Cola a temperatura ambiente (100°F) como si nada.

2:1 Me senté en los banquitos y mientras mi amigo se atracaba la pizza de pepperoni, no podía dejar de pensar en el caos que siempre causa la ausencia de hielo en la Isla. 2:2 Como sucedió hace unos años en Vieques, cuando se averió la “fábrica” que solidifica el H2O. 2:3 Mis amigos y yo llegamos tarde a la playa porque, al igual que el resto de los que vacacionábamos allí, íbamos como caculo desorientado buscando de lado a lado algún lugar que tuviera nuestro frozen gold.

2:4 Peor es en los huracanes. 2:5 No hay nada más horroroso que estar sin electricidad ni hielo encerrao en tu casa con una sed cabrona, bebiendo agua a temperatura ambiente (98°F). 2:6 Considerando el hecho de que no pasa un huracán por Puerto Rico desde el 1998, predigo como San Juan que cuando nos azote uno (porque hello, el Yunque no nos puede defender de todos), comenzará el apocalipsis en Puerto Rico. 2:7 Lo digo porque aquí con cualquier ventolera se joden los transformadores y explotan las subestaciones. 2:8 Eso significa que la Autoridad de Energía Eléctrica estará tratando de arreglar TODOS los generadores de electricidad en nuestro 100X35. 2:9 Mientras tanto, nos tendremos que mamar par de semanas sin lu… sin fokin hielo.

3:1 Ahora si me lo permiten, me voy a tomar un vaso de agua fría con media libra de hielo.

+ There are no comments

Add yours

Leave a Reply