Boleros

Boleros


Hace ya varios años leí este articulo que hablaba de la proximidad y la realidad. El articulo proponía que la cercanía con otros sujetos limita nuestra capacidad de idealizarlos. Al vernos encontrados con la realidad del “otro” no hay mas remedio que enfrentarla y esperar que eso que vemos concurra con aquello que imaginamos.

En el pasado parecería que esos niveles de proximidad eran limitados. Las cartas te dejaban ver la caligrafía de aquel que pretendías y el teléfono te hacia enfrentarte con la voz de aquel al que le huías.

Ahora, parecería que la cebolla tiene muchas mas capas. El celular es primero para “textear” y después para hablar y los lugares cibernéticos de encuentro como Facebook y Gchat son una extraña nueva aventura a la vida de los “otros”. Vida que ellos inventan y nosotros reinventamos sin necesariamente encontrar una “realidad” objetiva.

Será la pretensión de buscar mas allá de lo conocido, mas allá de lo visto la que nos caer en relaciones que empiezan en el teclado? Será la comodidad de no enseñar nuestra grasa, nuestra pestecita o nuestros malos hábitos? Será simplemente el miedo a ser juzgados y a romper nuestra burbuja de ilusiones y nuestra lista de requisitos para aquel que sabemos que nunca vendrá?

Será que nos olvidamos de los boleros? Del olorcito de la cercanía. De las sonrisas a escondidas. De la ilusión de un buen despido y  del beso correspondido.

De las noches revestidas de losetas en donde solo caben dos.

Bailen!

JLV

+ There are no comments

Add yours

Leave a Reply