Con Sexo – Puerto Rico se levanta

Con Sexo – Puerto Rico se levanta


En los últimos meses, mucho se ha escrito de la difícil situación que Puerto Rico enfrenta y como María -quién tuvo algo para nosotros- agravó esta situación hasta hacerla una emergencia que provocó el éxodo de cientos de miles de isleños. La crisis plus, convirtió las vidas de los puertorriqueños de manera drástica, buscar agua y encontrar un lugar para energizarnos pasaron de ser una rutina a ser una odisea llena de odio y resentimiento.

Nos convertimos en unos odiosos, y mientras más pasaba el tiempo el odio crecía más y más desquitándonos día a día con nuestra nueva libertad automovilística, traída a ustedes por la falta de semáforos y la necesidad de guiar sin rumbo y tocar bocina con regularidad.

Ahora, pregunto yo, cuantos de nosotros compartieron la formula probada de relajamiento y alegría mañanera que ayudo a que estos meses después del huracán fueran difíciles pero nunca imposibles. El sexo mañanero es una fórmula probada desde allá por los romanos -que eran unos frescos- y entendían el valor de esta práctica que trae felicidad y sosiego, aún en los momentos más difíciles.

La fórmula es sencilla:
Consíguete una pareja que reconozca el valor de esta práctica y antes de comenzar tu día, incluyendo lavarte los dientes, llevas a cabo relaciones sexuales que pueden incluir cualquier práctica y posición, pero que requieren que ambas partes de la ecuación lleguen a la felicidad orgásmica.

Esto último es importante: si alguno de los que están involucrados en esta práctica no quedan satisfechos, la rutina puede verse comprometida en mañanas próximas.

Admito que el sexo mañanero pos-María presentaba ciertos retos, el calor diabólico hacia que la práctica se convirtiera en una ruleta rusa en la que el practicante debía decidir si estaba listo para desmayarse del calor en el camino a la felicidad orgásmica. Así mismo, la falta de agua presentaba limitaciones higiénicas que requerían compartir el olor a sexo todo el día con aquellos que no tuvieron la misma suerte y posiblemente estaban llenos de odio en su corazón. Finalmente, hay que admitir que el sexo mañanero aumenta la felicidad pero limita la productividad, por lo cual, Puerto Rico se levanta feliz… pero no muy eficiente.

Así las cosas, comparto esta fórmula probada y practicada por este que suscribe. Espero que mi recomendación traiga felicidad a sus corazones llenos de odio. A todo aquel sin pareja, recomiendo como segunda opción la auto ayuda, no tan placentera pero mejor que una pareja cualquiera.

Termino implorando a los lectores que recuerden esta fórmula aún en tiempos de normalidad. Nuestro país necesitará mucho sexo para levantarse. Lento, pero feliz.

¡Bailen!
JLV

+ There are no comments

Add yours

Leave a Reply