Jersey Shore y el problema con la evolución humana

Jersey Shore y el problema con la evolución humana


En los últimos años, el primer y más prestigioso canal de Música Televisiva a reformado su contenido para traernos programación enfocada en las relaciones humanas desde una perspectiva cotidiana.

Programas como “Las  Colinas” y “La Playa en la Laguna” se han adentrado en la vida de la burguesía norteamericana del siglo 21 y han demostrado como estos grupos, (tal y como lo propuso Maslow) redefinen sus necesidades a base de su nivel social y su acceso a los recursos que tienen disponibles. Como ejemplo de esto tenemos a la burguesa “Heidi” quien en búsqueda de aceptación social y reconocimiento mundial ha modificado su cuerpo hasta el punto de no ser posible reconocerla.

No obstante, el canal de la música norteamericana en su esfuerzo continuo por obviar el claro mandato de su nombre, nos ha traído el  estudio científico más revelador que se ha realizado en lo que va de este nuevo siglo: Jersey Shore.

En este documental 6 homosapiens de una tribu proveniente del noreste de los de los Estados Unidos de America con raíces Italianas peregrina hasta las costas de América en búsqueda de copulación y la posible preservación de la raza humana.

Este grupo emigra hasta tales costas y durante su tiempo de estadía se desprende todo sentido de moderación, inhibición y sentido común con el propósito principal de sucumbirse ante los placeres humanos. Tal empresa no es del todo descoordinada. Por el contrario, la tribu lleva a cabo varios rituales  previos  a la celebración coital que son tan necesarios como imprescindibles para que tal peregrinaje nocturno se lleva a cabo exitosamente.

De esta forma, ejercicio, aseo y el bronceo son parte de la rutina diaria de los hombres de la tribu mientras las mujeres escogen vestidos escotados, el Silicon  y la provocación sexual como su herramienta de atracción principal.

Así mismo, vemos como este grupo utiliza un lenguaje muy autóctono. Se refieren a ellos mismos como “guidos” y ‘guidettes” y calibran la belleza con palabras como “granadas” o “cabezas de jugo”.

Lo interesante de este documental es que tales personajes no son parte de un estudio de una tribu lejana en tiempo o espacio. Por el contrario, son tan contemporáneos como el vino en cajita y próximamente muy probablemente estarán en una playa cerca de ti.

Quizás por esta ultima razón luego de ser expuestos a este documental empiezo a cuestionarme la evolución humana. Al ver seres que comparten nuestro DNA no puedo dejar de pensar que Darwin esta mal, y que estos seres quedaron relegados a otra cadena humana, en la cual,  lo de animal todavía se sobrepone a lo de homosapiens.

Su desinhibición me avergüenza y condeno su poco respeto por las personas mas allá de la carne. Y asi, desde mi pedestal de moralidad sobre educada y culpa inculcada, prendo el televisor y canalizo mis deseos  más basicos através de estos depredadores contemporáneos, que al caer la noche, salen a la caza, con celular en mano.

Bailen!

JLV

1 comment

Add yours
  1. jose alfredo

    Pense que este articulo de opinion me iba a servir, pero me doy cuenta que esto no es serio y es mas una burla a la problematica social que vive nuestro planeta.

Leave a Reply