Movimiento sensual

Movimiento sensual


Desde hace mucho se habla de un inminente escape de mentes de la isla del encanto. Nosotros, los nenes privilegiados de mami y papi nos quedamos en alguna parte de los Estados Unidos ya que buscamos una mejor calidad de vida y un cheque gordo y bonito que lo acompañe.

Además, se dice que buscamos estabilidad social, menos crímenes, menos drogas, mejores escuelas, y en general, un sentimiento de paz que últimamente falta en nuestra pequeña islita.

Yo por mi parte, no concurro ni me apego a las opiniones anteriores. Ciertamente, la cosa esta mala en Puerto Rico; En un país donde los deambulantes se turnan y en el que próximamente va a ser compulsorio que las mujeres tomen kickboxing antes de casarse, es difícil no concluir que la cosa no esta bien jodía. No obstante, la cosa esta jodía por acá también y mejor pasarlas con los tuyos que con un montón de gringos que no comen empanadillas ni hacen parrandas cuando se acerca el fresquito de la navidad.

Y esa es la parte que algunos sacrifican para estar por acá y que ami se me hace difícil aceptar. Las diferencias culturales nos hacen alborotosos por divertidos y a ellos aburridos por callaitos. La calidad social parece ser relativa a la calidez de sus inviernos, mientras mas enfría el clima, mas sosegados y obedientes, pero también menos apegados  y predispuestos a darte una sonrisa y los buenos días.

Lo que si busco es un movimiento sensual, la capacidad de vivir en un lugar donde la transportación no sea motivación continua para quitarse la vida, o mejor aun, quitarle la vida aquel que se saca un moquito en el carro de al frente.

Quiero luchar por mi país, pero no tengo ganas de coger un tapón de una hora todos los días para poder hacerlo. Quiero aportar a la economía pero no me interesa que mi aportación pase a las manos del medio oriente en la travesía.

Quiero correr mi bici, sudar las calorías  de las Medallitas del día anterior, y no temer por mi vida al correr las calles de nuestra pequeña jungla de brea, cemento, y calor caribeño.

Por ello, probablemente volveré  (pero igual me quejo) ya que eso no dejara que siga buscando el movimiento sensual en la isla que me motiva a terminar mis blogs con un:

Bailen!

JLV

Leave a Reply