Piernas pelúas

Piernas pelúas


Piel rosada con pelos rubios casi transparentes, como la de un cerdito. Así eran mis piernas antes de que mi madre me dijera con pena: bendito mija, vamos a afeitarte. Evidentemente fue idea suya, no mía, porque mientras mis amigas le prendían velas a Santo Tomás Moro para que sus padres las dejaran rasurar sus pelos negros, yo suplicaba al universo que no las dejaran, ya que esto significaría solo 1 cosa: presión de grupo para hacerlo yo.

Le tenía terror a la navaja desde que me corté el dedo con la de mi papá (por presentá). El ardor estuvo cabrón, al punto que cuando mi madre me dijo “bendito mija, vamos a afeitarte” le formé un show de piso épico porque no quería hacerlo. Ella no entendía por qué y yo le seguía dando cientos de excusas innecesarias, pues tampoco me estaba obligando. Unas semanas después, la presión social toco mi puerta y me afeité.

Llegué súper guillá a la escuela. Todas mis amigas mordías porque era la única en la clase con piernas suavericas. Pero la guillaera me duró 1 día. Al segundo me salieron tucos, pelos enterrados y rash. Odié profundamente afeitarme pero ya no había vuelta atrás. La piel de lechoncito era cosa del pasado.

Compré espuma para afeitar. RASH. Cambié de navaja. RASH. Esperaba 1 semana para afeitarme. RASH. Me ponía after shave. RASH. Cremas anti eczema para pieles hipersensibles. RASH. Agua maravilla. RASH. Talco. RASH. Baby oil. RASH. Le prendí velas a San Pantaleón. RASH. No importa lo que hiciera o dejara de hacer, siempre me salía RASH. Así pasé varios años. Hasta que un día me dejó de salir el maldito rash. Supongo que mi piel se puso como cuero.

20 años después, ya no me importa (tanto) si tengo las piernas pelúas o no. Además ¿qué de malo hay en unas piernas bien sexies con dos o tres pelitos unos días de la semana? Déjenme decirles que se siente cabrón no afeitarse. El único problema es que nací en una sociedad donde me han taladrado en la cabeza desde antes de nacer que mientras menos pelos, mejor. Así que cada vez que la situación se sale de control, regresa el eco de mi madre diciéndome “bendito mija” y vuelvo pulverizar mis vellos corporales.

Ahora les comparto mi secreto para una afeitada perfecta:
Navajas con 4 hojas es mandatorio.
Aféitate con baby oil y un poco de acondicionador barato.
En el bikini line, úntate PFB Vanish. No te volverá a salir un pelito enterrado.
La mejor crema: Curel Itch Defense.
Después de afeitarte, mójate con agua fría para que se cierren los poros.

1 comment

Add yours
  1. Carmen León

    Jajaja me pasó algo parecido no me deje, pero me convencieron con la crema Nair “con olor a fresa” horroroso. Tanto fue mi trauma velludo que me he hecho tratamiento laser 3 veces completos, dolorosisimos, carisimos en 3 diferentes ocaciones de mi vida y aún insisten todos en salir a saludar. ME RESIGNE, la vida es menos complicada cuando a uno le deja de importar tanto lo que los demás piensan. Gracias por los tips los voy a tratar, a mi me sirve afeitarme cn el bodywash de Olay de jojoba oil es violeta, espeso y huele espectacular.

    Saludos y gracias por hacerme reir !! Jaja

    -Carmen León

Leave a Reply