Teoria del Peo sonoro

Teoria del Peo sonoro


Llevo varias noches desvelado pensando en este gran dilema. Desde hace poco menos de una semana me encuentro aturdido por una gran pregunta a la cual no parezco encontrar solución. A partir de esta inquietud he decidido compartir este asunto con nuestros lectores y algunos de las soluciones a las que he podido llegar.

La pregunta es sencilla: Por qué algunos peos suenan?

Antes de descartar esta controversia como una insignificante y poco merecedora de sus pensamientos analicemos las consecuencias de una contestación definitiva. Primeramente, el saber como y cuando un peo sonará permite establecer las precauciones necesarias para que este evento se lleve a cabo en situaciones en las cuales resultaría indecoroso el peo cacofónico.

Más aun, existe una segunda controversia que también surge de esta primera paradoja existencial:

Por qué si el peo no suena parece apestar más?

Si bien es cierto que los peos sonoros son incómodos en si mismo (por las razones antes discutidas) peor aun es el traer a cualquier situación social un olor nuevo y desagradable que evidentemente emana de nuestros anos o de los anos de aquellos que nos acompañan. Por ello, el resolver esta controversia puede también permitirnos saber cuando y donde nuestros olores interiores afectaran la calidad ambiental exterior.

Teoria 1. El efecto trompeta:

Por muchos años yo intenté tocar la trompeta y a base de esta experiencia he llegado a la conclusión que el efecto sonoro al que llegan nuestros anos al pasar los gases intestinales se da por medio de una situación análoga. He llegado a esta conclusión ya que para hacer sonar la trompeta es necesario soplar por la trompetilla (véase la imagen a la derecha) con los labios cerrados. Si les parece más fácil intenten ahora soplar con la boca cerrada (el efecto es uno muy parecido?). Como pueden ver en el caso de los peos nuestras nalgas funcionan como labios que aprietan el gas y lo hacen sonar.

No obstante, esto no resuelve la controversia ya que los peos no necesariamente suenan aun cuando estemos en la misma posición que en la que en un momento antes el peito sonó. Creo que esto se debe a varios factores:

Teoria 2. Múltiples variables:

  1. Poder del Peo (o del gas que intentamos emanar)

  2. La caca

  3. Tipo individual de Nalgaje.

La caca almacenada puede afectar el efecto sonoro al igual que nuestro nalgaje y el poder general del peo. Desafortunadamente, esto no resuelve todos los problemas planteados. Todavía no esta claro como y por qué hay peos silenciosos a veces y se me hace difícil entender porque algunos peos no tienen ningún olor.

Si siempre hay caca no debería siempre haber olor?

Planteo aquí que debemos llevar a cabo una evaluación sobre la dieta de los distintos homo sapiens  tomando en consideración su capacidad de nalgage. Así mismo, no podemos dejar de tomar en consideración que existen variables como la enfermedad, el alcohol y los ciclos menstruales que afectarán toda esta situación.

Al fin y al cabo, todos nos tiramos peos y es necesario que nos preparemos ante la venida de ese sonido que nos hace sonrojar.

Bailen!

JLV

3 Comments

Add yours

Leave a Reply