Un 100pies habló con Dios.

Un 100pies habló con Dios.


Ay facebook…. que entretenido es perder el tiempo en tu gigantesca telaraña.

Mirar a quien no nos importa, reconectar con quien no nos place hablar…. criticar y criticar y criticar y criticar. Todo desde nuestras casas, en calzoncillos o pantys, desde la distancia perfecta, la del anonimato permitido. Somos, invitados a entrar en los mundos de otros y a comentar de aquello que solo nos importa porque mata el tiempo y nos recuerda lo bien o mal que nos va. Lo mejor de todo es que siempre habra alguien en peor posición que nosotros, alguien mas feo, mas flaco, mas jodio y por eso es importante tener dos o tres de esos en nuestras listas.

Y ese es el encanto del “libro de caras” gozamos con la miseria de otros, con las fortunas de algunos y con las peripecias de todos. Añadimos a nuestras familias porque no queda mas remedio, le damos gracias al cielo por los “limited profiles” y así permitimos que nuestros seres cercanos no se nos acerquen demasiado.

Y asi llegamos a los marrditos applications….. Coño que cosa mas insoportable y adictiva. Que mucho se goza con los quizes que te dicen cuan negro eres, o cuando te vas a morir, o que personaje de “The Hills” eres (yo soy Lo!). Además, si esto no fuera suficiente también tienen juegos integrados, farmville, cafeworld de todo para todos.

Pero, peroooo, lo que no acabo de entender son los applications de los quotes. En serio, yo no entiendo eso de que me lleguen random quotes de “el Borracho” o de Joaquin Sabina. Cierto, es “cool” tener la posibilidad de encontrase con palabra que pueden inspirarnos o hacernos sentir mejor, pero hasta hace pocos momentos no entendía el porque uno querría publicarle a todo su grupo de amigos que encontró una galleta de la fortuna cibernética.

Y, de momento, hable con Dios….

Picture 1

Dios me hablo, me dijo que confiara en el, que el lo resolvía todo y que porque razón no estaba orando como antes. Me pareció extrañadamente interesante el poder tener un uno a uno con Dios. Pero, como todo en la vida, mi placer duro muy poco. Quizás fui egoísta pero hable con Dios par de veces y ya en la sexta me empezó a decir lo mismo. Ahora, yo puedo entender la importancia de los consejos, pero estoy hablando con Dios; No se supone que sea una conversación productiva?

Picture 7

Y entonces entendí que la adicción a los quotes, como todo en “el libro de caras”,  es otra forma mas  de ocupar nuestras mentes. La telaraña me engaño pero, a fin de cuentas, me entretuve, perdi mi tiempo y encontré materia fresca para escribir en este blog.

Bailen!

JLV

2 Comments

Add yours

Leave a Reply