y quién fue el pendejo que mandó a matar a Filiberto Ojeda?

y quién fue el pendejo que mandó a matar a Filiberto Ojeda?


Yo se que estoy tarde con la pregunta, pero a base de los acontecimientos que en estos momentos suceden en la Universidad de Puerto Rico creo que vale la pena replantearse esta interrogante.

Fueron unos pendejos. El movimiento estaba en una coma decenal y los lideres máximos eran tantos que se podría argumentar que habían más lideres que seguidores. La independencia, el repudio a la ocupación federal y los ideales de izquierda en general estaban sobreviviendo con ayuda de una máquina respiratoria.

La cosa estaba mala y mataron a Filiberto.

Filiberto, que no se sabe cuanto llevaba en su casita de campo retirado del exilio y convertido en un viejito más entretenido con sus libros y su posible “Hobby” de jardinero principiante. Filiberto, que algunos se limitaban a asociarlo con un terrorista, muchos  ni lo conocían, y otros simplemente lo tenían como una víctima mas de la represión norteamericana.

Y lo mataron

Y de momento Filiberto era más sexi que Ricky Martín, más famoso que Oprah Winfrey y más pacifista que Madre Teresa la de Calcuta. Era un mártir, un ejemplo a seguir ante la sequía de lideres y la abundancia hormonas que mueven a los jóvenes a luchar.

Era Michael Jackson, pero no tan blanco y sin esa mala disposición de querer tocar a menores de edad.

Lo mejor de todo, estaba muerto, y de esta forma se convertía en el sujeto perfecto en el cual crear al revolucionario ideal.

Y yo me alegro que les pase.

Y les pasó por pendejos.

Y hoy, caen en el mismo error, retan a una juventud que está más que dispuesta a responder al ser retada. A una juventud que hace rato buscaba razones para unirse a una causa. Pudieron haber dejado que el Paro simplemente pasara. Que los estudiantes tuvieran sus dos días de gloria mientras ellos esperaban el verano, para hacer cambios en ese lapso de tiempo en el cual los estudiantes veraniegos son tan pocos que nadie se entera de que sin saberlo les habían cambiado las cartas.

Pero son unos pendejos. Le dieron gasolina a un pueblo que esperaba, a un estudiantado que por muchos años estaba dormido ante un niño que gritaba lobo y un lobo que nunca llegaba.

y les pasó por pendejos,

y me alegro.

Bailen!

JLV

1 comment

Add yours

Leave a Reply